La ciencia encontró una manera de revertir las arrugas y fortalecer las células.

Según un estudio publicado en el diario BMJ Cell Biology, los chocolates y el vino contienen químicos que pueden rejuvenecer las células viejas. La investigación se basó en el hecho de que, cuando las personas envejecen, las hebras de ADN pierden sus «telómeros», que actúan como protectores de los cromosomas.

Así es como las células, con el tiempo, pierden su habilidad de repararse a sí mismas y, en consecuencia, envejecemos.

Estudios anteriores establecieron que hay una clase de genes llamados factores de empalme, que se van apagando a medida que pasa el tiempo y que son esenciales para que las células puedan responder a los desafíos en el ambiente y funcionar con toda su capacidad.

Las células senescentes son aquellas que tienen menos genes de este tipo y son, generalmente, encontrados en los cuerpos de las personas mayores, esto explica también por qué, cuando envejecemos, nuestros órganos se vuelven más frágiles.

En este nuevo estudio, la investigadora de la Universidad de Exeter, la profesora Lorna Harries, descubrió que los factores de empalme se pueden volver a activar utilizando resveratrol, un químico natural que se encuentra en el vino tinto, el chocolate amargo, las uvas y arándanos.

Pusieron este químico en una muestra con células viejas y en cuestión de horas se había revertido el proceso de envejecimiento.

¿Eterna juventud?
Seguramente más de una estará en las nubes por esta noticia. La ciencia encontró una manera de revertir las arrugas y fortalecer las células, pero eso no significa que nos veremos jóvenes por siempre, sino que los ancianos del futuro tendrán una mejor calidad de vida.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *