Home Actualidad Un señor pobre rayó sin darse cuenta un carro lujoso, pero la...

Un señor pobre rayó sin darse cuenta un carro lujoso, pero la nota que dejó en el vidrio le cambió la vida.

1549
SHARE

La vida puede dar vueltas inesperadas ante las situaciones más imprevistas. Las personas son bastante impredecibles, y en ocasiones actúan por instinto o necesidades, lo que los llevan a cometer actos realmente imprudentes.

Es importante siempre tener por delante los valores positivos que en los hogares deben enseñar, la responsabilidad, el respeto y la honestidad son fundamentales en las relaciones sociales, personales y laborales. La historia que tenemos a continuación es un ejemplo claro de esto.

Muchas veces creen que decir la verdad puede ser algo comprometedor y malo, por lo que prefieren mentir y salvar su pellejo. Pero eso no debe ser así, el desespero de cualquier situación no debemos enfrentarlo de manera deshonesta, vale mucho más mantener los valores siempre presente.

Te invitamos a conocer la historia de un padre de familia, con 2 hijos pequeños que viven en condiciones de bajos recursos en Pekin, China. Él en una ocasión rayó por accidente un lujoso BMW estacionado fuera de un edificio. Las decisiones que tomó fueron cruciales para cambiar su vida.

La honestidad de ese hombre cambió su vida por completo, no vas a creer lo que hizo.

El hombre en cuestión al percatarse de lo sucedido, tuvo un ligero deseo de marcharse rápidamente y olvidar lo sucedido, sin embargo su deseo fue fugaz porque sabía qué era lo realmente correcto. Escribió una nota y la dejó sobre el parabrisas, diciendo lo siguiente.

“Dañé tu carro y debo responder por eso sin importar el tiempo que tarde. Te dejo 100 Yuanes como anticipo y mi número telefónico, te pido 2 a 3 meses para poder pagar el resto.”

El hombre que rayó el carro se llama Quinglong, estaba pasando por una situación económica bastante delicada y apenas se recuperaba de la bancarrota, mientras mantenía a sus 2 hijos. El dueño del coche se comunicó con Quinglong y se percató de lo amable que era ese hombre.

Debido a su honestidad y buen trato, el dueño del carro le quiso perdonar la deuda y le aseguró que no debía preocuparse, disponía dinero suficiente para arreglarlo por su cuenta. Sin embargo Quinglong fue bastante insistente, en desear pagar los daños que ocasionó.

Al hombre no le quedó de otra aceptar su oferta por las buenas intenciones y le dijo lo siguiente:

“Me puedes ir pagando mensualmente una pequeña parte del valor de arreglo. Necesito gente honesta como tú, tienes el perfil que calza perfectamente. Te daré un trabajo bien pagado y con tu nuevo sueldo tendrás suficiente dinero para pagar todas tus necesidades, las de tus hijos y quedará dinero para arreglar el coche.

La vida de Quinglong cambió por completo desde esa oferta, sin duda su honestidad le permitió ser la gran persona que es y llegar así de lejos. Tú puedes hacer lo mismo, pon en práctica los buenos valores y cosas buenas llenarán tu vida.